SEICHO-NO-IE DE ESPAÑA

El modo feliz de vivir en armonía con la naturaleza


1 comentario

¿Que hacer para que nuestros pedidos sean atendidos?

Primero, agradezcamos los pedidos ya atendidos

Al despertarnos por la mañana, agradezcamos en seguida a Dios. También, agradezcamos al hecho de despertar con vida y por la protección recibida durante el sueño. Si durante la noche Dios hubiese acabado con nuestra vida, no estaríamos vivos esta mañana. Si hasta hoy estamos vivos es, justamente, porque no estábamos viviendo, sino siendo “vivificados”. Pensando en el hecho de que hoy, también, nuestros deseos serán oídos, de la misma forma como fueron oídos  los de ayer, sintámonos agradecidos por esto. ”Pero, ¿Cómo si mi deseo de ayer ni siquiera fue escuchado?”. Si Ud. reacciona de esta manera su pensamiento no es correcto. Sin duda, hubo deseos que no fueron realizados. Más, puede ser que estos deseos estén a mitad de camino para concretarse. Entonces, es una gran insensatez pensar que no serán concretados, pues tal pensamiento corta la fuerza de la realización .Por otro lado, ¿no existen muchas cosas que ya fueron realizadas? Tubo agua para lavarse el rostro, tuvo comida cuando sintió hambre, recibió el aire para respirar, tuvo ropas para vestirse, tomo té cuando tuvo ganas. Todos estos pedidos fueron oídos. Agradezcamos por todo esto, en lugar de limitarnos y reclamar por los deseos no concretados. “Gracias por haber atendido a mis oraciones”. Si agradecemos de este modo por todo lo que recibimos y por los pedidos, entonces, el próximo pedido también será atendido

 

                                                      Invitación a la prosperidad  pg.105-106

                                                                    Masaharu Taniguchi

Anuncios


Deja un comentario

AGRADEZCA POR LAS COSAS QUE YA RECIBIÓ

MANIFESTAR AMORDespués de accionar el motor para recibir la provisión finita, es necesario agradecer por la riqueza que posee. Apenas, proferir “gracias” es insuficiente. Es fundamental, sentir gratitud con toda sinceridad, del fondo del alma. Es preciso digerir bien ese sentimiento de gratitud por lo que ya posee ahora y grabarlo en el fondo del alma. Puede ser que alguien se considere tan pobre que, en el momento actual, no posea nada. Quien piensa así no está percibiendo que la provisión infinita ya le ha sido  dada en el momento actual y, consecuentemente, no se sintoniza con ella; de modo que no atrae la provisión subsiguiente. La mayoría de las personas solamente notan las situaciones más carentes o penosas, y sufren concentrando la mente apenas en eso. Así mentalizan: “falta eso, falta aquello”. Por ello, solamente se sintonizan con carencias y la carencia aparece. Y, también, como mentalizan “es penoso, es penoso”, sintonizan con las cosas penosas y solamente ellas se les aparecen. Aquellos que sufren del estómago viven pensando “yo sufro del estómago, yo sufro del estómago”. Se olvidan de que las manos, los pies, los ojos y los oídos están saludables y emiten ondas de insatisfacción. Por eso, su enfermedad no desaparece. De manera semejante, en las personas pobres que sólo piensan “soy pobre, soy pobre” y mencionan solamente las cosas que le faltan, jamás desaparece la carencia. Por más que nos falten cosas, si consideramos que aún poseemos cosas mejores y a ellas comenzamos a agradecer, la carencia desaparecerá. (Fuente: Libro La Verdad de la Vida. Vol. 8. pág. 158. Masaharu Taniguchi).