SEICHO-NO-IE DE ESPAÑA

El modo feliz de vivir en armonía con la naturaleza


Deja un comentario

Un hogar sin alma se desintegra

AMAR AL PROJIMOHay el caso del hijo de un millonario que hereda el patrimonio del padre y en poco tiempo termina por perderlo todo. Esto porque él no heredó, en el nivel de la conciencia, el “alma” de la herencia; no heredó el “espíritu” que se expresa como herencia. Si él heredase no solamente la “forma” sino también el “espíritu”, no perdería la fortuna material. Al contrario, él la habría multiplicado.

      Para que la herencia y todos los demás bienes puedan preservarse, es necesario que nos apoderemos de su “alma”.

     Si pretendemos construir un buen hogar, no basta tener una casa. Casa no es hogar. Dentro de una construcción magnifica puede haber un conflicto familiar tempestuoso. Por lo tanto, en una casa sin alma la familia se desintegra. Solamente el alma es la verdadera existencia.

 

                              INVITACIÓN A LA PROSPERIDAD VOL.2 PAG.34

 

                                                     MASAHARU TANIGUCHI

Anuncios


1 comentario

“La verdad los hará libres”

 MUJER SONRIENDOEl hombre, cuando conoce la Verdad, se volverá realmente libre. Es como Jesús dijo: “La Verdad los hará libres”. Cuando el hombre se vuelve realmente libre, transciende el espacio. Sin desplazarse, logrará alcanzar todo, así como Buda. El espacio y la materia ya no serán obstáculos. Como la materia es producto del pensamiento, logrará dominarla a su gusto.

        Si encara la  materia creyendo que existe, ella lo dominará. La materia es “nada”. Comprenda que ella es “sombra del pensamiento” ella dejará de ser un obstáculo resistente. Pero esto no quiere decir que el acero se ablandará como la gelatina. Significa que las cosas surgen cuando son necesarias y desaparecen cuando dejan de serlo, como las imágenes de una película de cine. Si usted mentaliza, alguien le traerá o llevará la cosa mentalizada, pues esta es  la ley del mundo fenoménico.

 

                 Invitación a la prosperidad vol.2 pág. 126

                              Masaharu taniguchi


Deja un comentario

PORQUE EL HOMBRE EMPOBRECE

bendicionComo el hombre es hijo de Dios, heredó todas las virtudes de Dios. Entonces, no es posible que él lleve una vida pobre y miserable. Dios, quien creó el Universo magnificiente y su grandiosa estructura de dimensiones infinitas, posee abundancia en grado máximo. Y es algo totalmente imposible que nosotros, hijos de Dios, no tengamos pan para comer mañana, casa para vivir, y ropa para vestir. 

En tanto, vivimos en un mundo donde numerosas personas sufren en la pobreza. Esto ocurre porque imponen límites a la propia capacidad y cierran la puerta,  por donde entra la provisión infinita. Entonces, por así decirlo “ostentan pobreza” porque les gusta. Quien se gradúe en ese “amor a la pobreza” logrará llevar cuando quiera una vida próspera. Este amor a la pobreza viene de la estrechez mental, y es una especie de materialismo. Es materialismo porque piensan en la materia limitada. Esta creencia básica explicada de un modo más claro sería el pensamiento “Existe la materia que es limitada”. 

Seicho-No-Ie, sin embargo, predica la inexistencia de la materia. Como la materia no es simple materia, sino proyección de la mente, cuando la mente es próspera, se reúnen abundantes objetos materiales de acuerdo con la ley según la cual los semejantes se atraen. La vida es infinita, la energía es inagotable. Las personas creen que la materia es limitada porque su mente cerró la entrada y, así, les parece que es limitada. Si creyesen que “Dios es el todo de todo” y lo contemplasen como infinita Sabiduría, infinito Amor, infinita Vida, infinita Provisión, infinita Armonía y Alegría, se manifestará para ellas  un mundo infinitamente rico, exactamente como lo han contemplado. Basta que no se limiten ni se castiguen por complejo de inferioridad, y así podrán llevar una vida rica. (Fuente: Libro: Para realizar el amor y la oración. Págs. 141- 143. Autor: Seicho Taniguchi).

 


Deja un comentario

Las insatisfacciones surgen cuando la mente queda obsesionada por una única cosa y no mira las dádivas ya recibidas. El sufrimiento está en la mente y no en la materia. Libérate de la obsesión y vuelve tus ojos hacia las demás cosas. Verás que estás rodeado de incontables dádivas. (Fuente: Libro – Palabras de Sabiduría. Pág.95. Masaharu Taniguchi)