SEICHO-NO-IE DE ESPAÑA

El modo feliz de vivir en armonía con la naturaleza


1 comentario

TODO ES MANIFESTACIÓN DE LA MISERICORDIA DE DIOS

Usted es la suprema autorrealización de Dios. Es el centro realizador del supremo ideal de Dios. Siendo así, ninguna especie de infelicidad o tragedia podrá aproximársele. Aunque la infelicidad parezca llegar momentáneamente será, apenas, una etapa pasajera. Será como el desabrochar de un botón antes de abrirse en una linda flor. Por lo tanto, lo que parece un crujido o una explosión es, en realidad, un proceso para que la felicidad de la Imagen Verdadera se abra y fructifique. Con tal conocimiento, nunca perderá la fe.

Ninguna dificultad lo alcanzará porque es hijo de Dios. Ud. verá todas las situaciones y ambientes como un ser esmeril o como una lección para pulir y hacer brillar la Imagen Verdadera perfecta del hijo de Dios. A medida que su temperamento se vuelva áspero, el esmeril también se tornará más liso. Todos los acontecimientos crueles que parecen venir contra nosotros son, en realidad, el Amor de Dios que se presenta enmascarado. Encarar todas las dificultades y roces como manifestación de la misericordia de Dios para que se realice la perfección  de la Imagen Verdadera, este es el modo de pensar de Seicho-No-Ie.

 

Invitación a la prosperidad pag.147

Masaharu taniguchi

Anuncios


Deja un comentario

BUSCAR LA FUENTE DE LA “RIQUEZA” EN SU INTERIOR

No se apoye en nadie, en ninguna circunstancia y en ninguna situación, pues el espíritu de dependencia soló servirá para debilitarlo. Si busca la riqueza no la busque en otras personas, no la espere en el cambio de las situaciones o condiciones, búsquela solamente en Dios. Pero si usted la busca en un “Dios exterior”, esto servirá solamente para debilitarlo aún más. Busque su riqueza en el “Dios interior” que está dentro de usted mismo. Quien descubre a “Dios”, es decir, la “Fuente de la riqueza infinita” en sí mismo, jamás se desesperan cuando ven que repentinamente han perdido sus bienes debido alguna catástrofe o cambio en el mundo económico. Sin embargo, quien reconoce a Dios o la Fuente de la riqueza infinita dentro de si logra realizar con perfección lo que desea, aunque haya perdido momentáneamente sus bienes materiales.

 

Invitación a la prosperidad vol.2 pag. 116-117

 

Masaharu taniguchi