SEICHO-NO-IE DE ESPAÑA

El modo feliz de vivir en armonía con la naturaleza


Deja un comentario

¿QUE DETERMINA EL DESTINO DEL HOMBRE?

BONSAIEL DESTINO DEL HOMBRE ES DETERMINADO POR LA DECISIÓN DEL INCONSCIENTE QUE AFLORA, DE SÚBITO, A LA MENTE.

         Sea una persona de éxito o fracasada, pobre o rica, depende en último análisis de la alternativa por la cual la persona opta, a través de la “idea que surge de repente”. ¿Y de dónde proviene esa “idea que surge de repente”?. En la mayoría de los casos, por más que conscientemente haya argumentaciones, en lo íntimo una fuerza extraña, “incontrolable”, va arrastrando a la persona, llevándola a una decisión. Por eso, aunque conscientemente la persona esté pensando “Quiero mucho dinero para mi mantenimiento”, si en el fondo del subconsciente está acumulada la idea “Quien es rico no puede ir para el Cielo; yo, como quiero ir para el Cielo, no puedo hacerme rico”, el subconsciente determina eso al inconsciente (la idea que surge de repente) de esa persona, y la hace pobre, aun contrariando el deseo del consciente.

Por eso, para hacerse rica, es preciso que la persona lea frecuentemente libros que contienen la Verdad, según la cual Dios es amor infinito y le place proveer a los hombres infinitamente, eliminando así el “complejo de pobreza” (pensamiento erróneo de querer ser pobre) alojado hasta entonces en el subconsciente y, en su lugar, cultivar el pensamiento: “Yo soy hijo único de Dios que es poseedor de riqueza infinita”.

         A medida que fui leyendo la Sutra de Loto ya mencionada, la Biblia, los libros de pensadores iluministas americanos, la idea que yo mantenía hasta entonces de que “solamente el pobre consigue la salvación de Dios” fue siendo expulsada de mi subconsciente, poco a poco. La idea de que “enriqueciéndome será castigado por Dios”, que dominaba, fue siendo sustituida por la idea de que “si no me enriquezco, estaré siendo ingrato a Dios, pues así no estaré concretando la Vida ilimitada y magnífica”. Para volver ricos a los hombres y hacerlos vivir una vida abundante, no hay otro medio sino divulgar ese pensamiento. Fue por este motivo que comencé a publicar la revista Seicho-No-Ie, destinada a trasmitir esa Verdad. Este fue el punto de partida de Seicho-No-Ie, el movimiento de divulgación de la Verdad, que está propagándose en el mundo entero. (Fuente: Libro: La Verdad de la Vida. Vol. 8. Págs. 153,154. Masaharu Taniguchi). 

Anuncios


Deja un comentario

AGRADEZCA POR LAS COSAS QUE YA RECIBIÓ

MANIFESTAR AMORDespués de accionar el motor para recibir la provisión finita, es necesario agradecer por la riqueza que posee. Apenas, proferir “gracias” es insuficiente. Es fundamental, sentir gratitud con toda sinceridad, del fondo del alma. Es preciso digerir bien ese sentimiento de gratitud por lo que ya posee ahora y grabarlo en el fondo del alma. Puede ser que alguien se considere tan pobre que, en el momento actual, no posea nada. Quien piensa así no está percibiendo que la provisión infinita ya le ha sido  dada en el momento actual y, consecuentemente, no se sintoniza con ella; de modo que no atrae la provisión subsiguiente. La mayoría de las personas solamente notan las situaciones más carentes o penosas, y sufren concentrando la mente apenas en eso. Así mentalizan: “falta eso, falta aquello”. Por ello, solamente se sintonizan con carencias y la carencia aparece. Y, también, como mentalizan “es penoso, es penoso”, sintonizan con las cosas penosas y solamente ellas se les aparecen. Aquellos que sufren del estómago viven pensando “yo sufro del estómago, yo sufro del estómago”. Se olvidan de que las manos, los pies, los ojos y los oídos están saludables y emiten ondas de insatisfacción. Por eso, su enfermedad no desaparece. De manera semejante, en las personas pobres que sólo piensan “soy pobre, soy pobre” y mencionan solamente las cosas que le faltan, jamás desaparece la carencia. Por más que nos falten cosas, si consideramos que aún poseemos cosas mejores y a ellas comenzamos a agradecer, la carencia desaparecerá. (Fuente: Libro La Verdad de la Vida. Vol. 8. pág. 158. Masaharu Taniguchi).